domingo, 16 de septiembre de 2012

Top 5 British Movies That Rock!


Live Forever: The Rise & Fall of Brit Pop



El grunge en Seattle era el himno de la generación adolescente ‘X’: el canto de los perdidos y marginados Kurt Cobain (Nirvana), Eddie Vedder (Pearl Jam), Scott Weiland (STP) o Chris Cornell (Soundgarden). Pero para hacerle frente y poner pecho, Inglaterra también tenía lo suyo que aportar a la década del ”90. Un estricto y lleno de ataduras régimen tatcheriano caía, y a la par, se vislumbraba un futuro favorecedor de la mano de la campaña del Partido Laborista de Tony Blair. La sociedad británica recobraba un nacionalismo que parecía estar perdido y, con políticas culturales favorecedoras, la creatividad alcanzó un pico elevadísimo en las artes musicales, fotográficas, plásticas, en moda y en diseño en una década que, así como tuvo su auge, también experimentó una vertiginosa caída.
Interesante documental con fuentes testimoniales de quienes formaron esta ‘Cool Britannia’: Jarvis Cocker (Pulp), Louise Wener (Sleeper), Robert del Naja (Massive Attack), Damon Albarn (Blur), Damien Hirst, Kevin Cummins y los hermanos Gallagher.
Escena memorable:
El trailer es la puerta de bienvenida que a cualquier apasionado del género lo va a seducir de inmediato.
Para tener esta película en la repisa entre:
-Trainspotting (Dir: Danny Boyle)
-Glastonbury (Dir: Julien Temple) 



Nota escrita para UltraBrit



This Is Spinal Tap


Es el manual del rocker promedio parodizado. Todos los clichés de un grupo de metal están estudiadísimos en este film con milimétrico detalle.
Spinal Tap fue una banda que comenzó siendo planteada desde el chiste para terminar cobrando éxito, saliendo de gira por el mundo y vendiendo discos , un caso similar a lo que ocurrió en su momento con The Darkness.
Rockeros en versión edulcorada que juegan al rol de chicos malos, bateristas que son renovados en la banda con la misma periodicidad que un par de calzoncillos, lucha de egos por el protagonismo entre los violeros compositores, groupies que recolectan músicos como trofeos coleccionables, managers sanguinarios, celos y envidia de la novia entrometida, disolución del grupo y póstumo regreso a los escenarios. Todo eso y mucho más en la descostillante e hilarante Spinal Tap.
Escena memorable:
Como toda banda con aires y delirios de grandeza, la escenografía que encarga en sus shows debe ser de un tamaño colosal…Sin embargo, el muro Stonehenge resulta ser minúsculo y solo unos liliputienses caben en él bailando danzas irlandesas…

Para más films con este tipo de humor, ver:
-Wayne’s World 1 y 2 (Dir: Penelope Spheeris)
-El humor inglés de los Monty Python, especialmente en The Rutles, all you need is cash dirigida por Eric Idle y Gary Weis, una comedia burlona acerca de la beatlemanía y todo el fenómeno de histeria y fama desatado alrededor de los escarabajos de Liverpool. 






Nota escrita para UltraBrit




Quadrophenia

Si hay una banda que coronó al movimiento ‘Mod’ por excelencia, tomando al pie de la letra cada uno de sus principios, esos fueron The Who: los mentores de esta historia que acompaña a un disco conceptual homónimo, lanzado allá por el ’73.
Quadrophenia es el manuscrito que encasilla a todo mod, es la biblia que junta cada mandamiento y código del estilo sesentoso inglés. Vemos en el film a un grupo de humildes chicos con grandes pretensiones: trajes preppy de sastrería italiana confeccionados a medida, motos Vespa o Lambretta ‘pimpeadas’ con una profusión de espejos, letargas veladas nocturnas en clubes de música ‘Beat’ acompañados del consumo de anfetaminas Purple Hearts y, vacaciones de ocio en Brighton Beach. Pero más que un relato cinematográfico de goce puramente estético, se centra también en mostrar un fundamento socio-político: la rebelión y el disconformismo adolescente contra la adultez estructurada y conservadora, la bronca reunida por el maltrato laboral, las riñas con pandillas opuestas como los Rockers, la discriminación y xenofobia hacia las personas de color que habitaban en Inglaterra y un sinfín de problemáticas más que tuvieron lugar en 1964.
Escena memorable:

Ver a Phil Daniels (sí! el mismo actor del video de Blur, ‘Parklife’), que llegando a una fiesta, harto de escuchar lentos de las Ronettes y los Cascades, decide poner el vinilo de los Who y armar una revolución enloquecida de cabezas al movimiento de ‘My generation’


Para tener esta película en la repisa entre:
-Tommy (Dir: Ken Russell)
-A Clockwork Orange (Dir: Stanley Kubrick)
-Blow Up (Dir: Michelangelo Antonioni)
-The Knack… and How to Get It (Dir:Richard Lester)





Nota escrita para UltraBrit



Velvet Goldmine

Creo que no existen aún películas que le rindan tributo a la supuesta relación que tuvieron David Bowie e Iggy Pop en su vida. De ser así, esta es metafóricamente, una muestra de lo que dejaron como legado musical y de su mutua y profunda admiración.
Una ópera glam que despide glitter y suavidad aterciopelada desde donde se la observe.
La crónica de un chico diferente de los suburbios que sueña con convertirse en estrella de música interespacial y galáctica. Luego de serlo, el peso de la fama y el ficticio e inventado rumor de muerte que Brian Slade arroja y que sus anonadados fans descubren. El olvido del artista y el re-descubrimiento por parte de un periodista, que desempolva del anonimato al brillante astro investigando su romance con el desaliñado rockero garage Curt Wild. El ascenso y la caída a los excesos y la promiscuidad. El look glam: máscara de pestañas, delineador, gel, purpurina, plataformas y excéntricos ropajes andróginos y asexuados para una generación que explora curiosamente su sexualidad.
Todo esto enmarcado con una banda de sonido de la hostia que incluye a: Lou Reed, Roxy Music, Brian Eno, Pulp, Placebo interpretando ’20th Century Boy’ de T-Rex y The Venus in Furs entre otras magníficas bandas.
Escena memorable:
El momento en que Brian Slade luego de tocar un set acústico en un festival, intercepta la performance sexual que The Rats genera en escena, se enamora a primera vista de su carismático cantante y por poco no se le cae la mandíbula…


Otras películas en la misma línea:
-The Rocky Horror Picture Show (Dir: Jim Sharman)
-Hedwig & The Angry Inch (Dir: John Cameron Mitchell)
-Breakfast on Pluto (Dir: Neil Jordan)
-The Adventurs of Priscilla, Queen of the Desert (Dir: Stephan Elliott)
-Party Monster (Dir: Fenton Bailey y Randy Barbato)

-The Runnaways (Dir: Floria Sigismondi)



Nota escrita para
 UltraBrit



24 Hour Party People


Bienvenidos al industrial y decaído Manchester de fines de los 70′s: un paisaje llano en donde había ‘algo en el aire’ que se estaba gestando, y que fue captado por el visionario productor de Factory Records, el emblemático Tony Wilson. Era la época del post-punk en la que un sonido cargado de beats, con toques de música disco pisaba fuerte. Riffs de guitarras distorsionadas, baterías redundantes y voces fuera de tono bastante monocordes dictaban la sensación del momento, luego de un período de lúgubre oscuridad y pesimismo.
Fue posible registrar toda esa transición mediante la acción de Wilson, fundador de locales bailables como The Hacienda y conductor cazatalentos de ‘So it goes’, que abrió sus puertas al culto por grupos que conformaran el movimiento ‘Madchester’.
En el film vemos de qué se trataban los sellos independientes en aquel momento, la financiación de una pequeña compañía discográfica, un contrato con bandas pactado con sangre (!), cómo los medios se encontraban a merced de la sed cultural del público jóven, el porqué del tan polémico nombre del grupo Joy Division, la demencia y los excesos de Shaun Ryder y sus Happy Mondays, la formación de New Order luego de la muerte de Ian Curtis y cómo una sociedad fue mutando desde escuchar un sonido pop con letras oscuras hasta alternar por el fenómeno de DJ’s, raves y drogas de diseño como el éxtasis.
Imperdible pàra todos los amantes de la cultura mancuniana.
Escena memorable:
Tony Wilson dirigiéndose hacia la cámara relatando el movimiento del que fue parte, coronando a la Hacienda como un templo religioso, atravesando a una muchedumbre de entusiastas y enfiestados bailarines en la disco


Otras películas del género para seguir en sintonía:
- Control – Dir: Anton Corbijn (biopic de Ian Curtis)
- Shadowplay: The Making of Anton Corbijn -Dir:Josh Whiteman (documental del célebre fotógrafo y amigo de los Joy Division, U2, Depeche Mode, etc)
- Joy Division – Dirigida por Grant Gee
- Synth Britannia – Dir: Benjamin Whalley (Un especial sobre la New Wave ochentosa, las ciudades industriales y el sonido synth pop que derivó de ellas)




Nota escrita para UltraBrit